lunes, 3 de mayo de 2010

Toy Gordo

Ok, ok, no toy gordo. Pero me siento gordo. No se preocupen, no es un ataque de anorexia (a pesar que un anoréxico seguro que diría lo mismo). Es una serie de eventos desafortunados acumulados en el tiempo.

Aparentemente, en situaciones de estrés extremo, mi metabolismo protesta. Esto lo reporté una vez en este blog, y parece que me ha vuelto a pasar. Pero déjenme contextualizar lo que les voy a contar.

Cuando ingresé a la universidad (en el siglo pasado....), estaba bastante flaco. El estirón adolescente me dejó delgado, y me duró muchos años. En la época de la maestría en la PUCP, esto empezó a cambiar. El hecho que todos los días cenaba primero en mi casa para luego cenar otra vez en la de Jessica, combinado con la falta de deporte, hizo que empezara a engordar de a poquitos. Cuando terminé la maestría, estaba pesando poco menos de 80 kilos, y no dudo que pasé esa barrera un par de veces.

Ahora bien, algunos sabrán que dos semanas antes de salir a Cambridge la gente del College me dijo que ya no podían alojarme, y que tenía que buscar otro sitio dónde vivir. A pesar que al final se arregló el asunto, mi sistema digestivo colapsó por el estrés. No se preocupen, no daré detalles, sé que tan masocas no son. Básicamente no pude comer nada sólido por esas dos semanas, y la semana siguiente mi alimentación fue bastante moderada.

Una vez llegado a Cambridge, tuve que pasar por un examen médico bastante sencillo. Entre todas las cosas que tenía que hacer, estaba pesarme. Si, sencillo dije. Anyway, al subirme a la balanza, todo Inglaterra (y tal vez il Maestro también) me escuchó gritar "¿65 kilos??????????"

Había bajado alrededor de 15 kilos en 3 semanas.
O sea, qué dieta del lagarto, ni qué dieta del lagarto. Stress is the way to go.

El siguiente año en Cambridge, y los tres en Valencia, se caracterizaron (entre otras cosas) por ser preguntado de vez en cuando por qué usaba la ropa tan suelta. Claro, al haber bajado 15 kilos, me había reducido, y ya nadie podía creer que alguna vez fui un fornido remero. Dije remero, no ramero, payasos.

En este tiempo, nunca logré subir a mi peso normal. Ok, tampoco quería llegar a 80, pero 70 - 75 kg no estarían mal. A pesar de que en Valencia terminé comiendo dos platos en el almuerzo, que es todo un sacrificio considerando lo horripilante que es la comida de la cafetería, nunca logré llegar a 70 kg.

Pos na'. El año pasado, en Diciembre, acepté que mi metabolismo había cambiado. No bajaría nunca de 65, ni subiría de 70 kg. Whatever. Como muestra de ello, cuando mi familia me preguntó qué quería en Navidad, la respuesta fue "¡Ropa que me quede!"

Sí, sí, en estos años nunca he comprado ropa. Así soy, ¿ya? ¡Quiéranme así!

Y cambié mi ropa. Al llegar a Lima, recibí un huevo de ropa nueva. Finalmente no era necesario usar cinturón, no tenía que remangarme cosas constantemente, ¡eran cosas que me quedaban!

Pero luego... vino la tesis.

Y parece que el estrés trajo un nuevo cambio de metabolismo. Porque desde que empezó la locura, el trabajar hasta las 11 pm en la oficina, y luego en casa hasta las 2 am, sin estar seguro de poder terminar, sin poder dormir bien, empecé a recuperar mi peso. En Febrero pasé la barrera de los 70 kg. Y en Marzo pasé los 75 kg. ¡Estaba volviendo a tener mi peso normal!

Por lo general esto me hubiera encantado... Tan sólo debía hacer ejercicio pa que la panza no dominara y listo. El problema es que empecé a asfixiarme.

No, no es un asfixia angustiosa debido a la ansiedad de una anorexia negada. Es una asfixia literal. ¡Ya no me quedaba la maldita ropa nueva! Los pantalones nuevos estrangulaban mis piernas, y siento que los pobres sufren cada vez que me agacho a recoger algo. Los polos nuevos prefieren que tenga los brazos horizontales al piso, y se paran trepando, mostrando el rollo al mejor estilo de Isabel. ¡Porca miseria!

(Sí, sí, tú Isabel, polaca eléctrica que siempre lees mi blog en secreto y nunca comentas)

La solución más sencilla es la de usar la ropa vieja... pero esta, debido a uno de esos impulsos reivindicadores que me vienen de vez en cuando, ya no existe. La mandé a reciclar, y probablemente la esté usando algún mendigo. Hmmm... ahora que lo pienso, esto podría explicar cierto evento desafortunado que ocurrió hace no mucho...

Pues nada. Necesito bajar de peso. Pero ya me conocen, no hay forma que me prive de comer helados, o papas fritas, o lo que sea. Mi estrategia actual es no desayunar, que es factible considerando que en Suiza se almuerza más temprano. Lamentablemente, como antes no podía subir de peso, ahora seguro que no lo podré bajar. Mi metabolismo es testarudo.

Cha mare.... nunca creí preguntar esto en mi vida, pero... ¿alguien me quiere preparar alguna ensalada? Ugh....

17 comentarios:

Jess dijo...

jaaaaaaaaaaa!!!...dieta del lagarto!! dieta del lagarto!!!....

todos los meses yeah!!!

Anónimo dijo...

Te comprendo perfectamente. He pasado por eso taaaaaantas veces... Y la ropa que deja de entrar ya no vuelve a entrar, ni la dieta del cucurucho funciona contra eso.

PD: "Los pantalones nuevos estrangulaban mis piernas, y siento que los pobres sufren cada vez que me agacho a recoger algo" Me hace imaginarme tus pantalones abriendose en raja cuando te agachas a por algo.
PD2: El anonimato me da libertad en los comentarios :-)

Luciano dijo...

Es todo un problema para ti el tema de la ropa, eh! Según el Doctor Pum (ok, yo sí soy medio anoréxico u_u ) la mejor manera de controlar el peso es siempre botando la ropa grande y obligarse así a bajar para poder usar la ropa chica, única disponible.

No te recomiendo lo del no-desayuno. Todos los "expertos" recomiendan q esa sea la comida principal del día (por una cuestión de como se convierte la glucosa en glucagón... o al revés, vainas del metabolismo) y más bien se le dé suave a la cena.

Consejos: reduce el arroz al mínimo (pero no cortes todos los carbohidratos), no comas postres luego de las comidas (ok, eso es imposible en ti, never mind...) y especialmente come solo hasta estar satisfecho, nunca te hastíes.

¿No sales a montar bicicleta? (En qué tiempo, lo sé) ¿Te acuerdas cuando ibas a la PUCP en cleta desde tu jato? Jajaja asu... tiempos aquellos!

supernena4 dijo...

Jajaja. Ahora lo entiendo todo... Así que durante unos años has llevado una ropa de gordo estando delgado que mandaste a reciclar justo cuando empezabas a engordar... ajá!! No mandes a reciclar tu ropa nueva por favor!! Ahora que has dejado la tesis, ¿qué nueva situación de estrés hará que tu cuerpo reaccione? Mmmm, ¿y cómo reaccionará? Porque quizás en lugar de ir de nuevo hacia abajo, sigue subiendo y te conviertes en un globito amarillo que suuube y suuuuube. Jajaja.

Eso sí, para la lectura de tesis, esperaremos al día de antes pa' comprar el traje ;-)

A comer!!

Joel Jones Pérez. dijo...

Jekka, mejor que la del lagarto, la de la pantera. ¡No te la pierdas!

Mi estimada Anónima, ¡aquí todos sabemos que eres Nuria! ¡No te libras de na'! :-D

Luciano, tus consejos se ven bastante razonables. Estoy seguro que esto lo has mirado mucho... ¿pero por qué a ti no te da resultados? ¡Ja ja ja! Pero sí, algo tengo que hacer con el desayuno, cada vez rindo menos en las mañanas...

Supernena, el día de la tesis vamos a tragar tanto, que haremos competencia pa ver quién sube más rápido, ¡ja ja ja!

Anónimo dijo...

Grrrrrr!!!

Marité Estefanía dijo...

Es cierto eso que dice Luciano de la ropa, la mejor forma de ver si estamos en nuestro peso es por ella…así que tus impulsos reinvindicadores te han hecho un favor :P

Y lo peor que uno puede hacer es no tomar desayuno, pq el cuerpo entra en ayunas y empieza a generar grasa de reserva (ya sé, seguro que ahora me corrigen con las palabras “científicas” correctas) … lo ideal no es comer pura ensalada pq la ensalada lo único que hace es darte la sensación de estar lleno y por eso no comes más…pero no necesariamente te quita el peso excedente…lo que se tiene que hacer es comer proteínas (animales y/o vegetales) que producen músculo que es lo que quema la grasa y comer poco carbohidratos, de preferencia solo en el desayuno y el almuerzo…mientras que las proteínas se pueden comer en las tres comidas!

Y sí, ya es hora de yo ponga en práctica todo lo dicho …pero es que es tan rico comer papas fritas con mayonesa :$

Marité Estefanía dijo...

¿Cual es la dieta de la pantera?

Jess dijo...

Cuál es la dieta de la panteraaaa??????

jajajaj...

Joel Jones Pérez. dijo...

¡Con una pierna en el volante y la otra en la guantera!

Marité Estefanía dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJA...hoy me estas haciendo reír!

Jess dijo...

jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ...qué buenaaaaa!!!!!

Marisol dijo...

mi qerido joel:
con 75kg NO estás gordo, 65kg es poco...cuánto mides? te sacamos tu IMC y tu peso ideal?

qieres comer saludable y no privarte de las papas fritas ni de i gelati? molto facile! 1ero: un buen desayuno, lo que quieras! 2do, un buen almuerzo (sí! puedes comer papas fritas!), sin llenarte, come carbohidratos, proteínas y mucha ENSALADA! (rica en vitaminas y fibra...tu tracto intestinal te lo agradecerá!), 3ero, la cena tranqui...mejor si es ensalada...4to, y MUY importante: NO comas entre comidas! ahí está la clave! y si comes cómprate tus barritas de cereal kellogsK! o como se llame...sabes cuáles te digo no? siempre salen en la tele!! tb puedes comer fruta, fácil una manzana o así....OK? con eso la haces linda! y hazme el favor de comprarte unos pantalones más sueltos! :P
5to: si puedes camina 45min al día...ese es ejercicio suficiente para mantenerte y quemar algo de grasa.
obvio que como complemento está la pantera! :P

pd. NO le eches mayonesa a la ensalada! ni ninguna otra salsa..ni esa que venden buenaza con ajo! ñam ñam!
pd2. no gaseosas! eso es lo peor!!

Paola dijo...

Podrías ir andando al cern, pa' empezar... :-)

Mauricio Bustamante dijo...

Joel, has fortalecido mi creencia de que deberíamos ser fotosintéticos. Entre otras ventajas, si quisieras bajar de peso, bastaría con encerrarte por unos días sin sol. (Eso en tu caso; en el mío, probablemente tendría que mudarme treinta metros bajo tierra por un año.)

-eos- dijo...

Uy, por díos, ese post es surreal. Joel, eres peor que una chica. Todos sabemos que el estrés es la mejor dieta (aun que te deje sin vitaminas ni nada bueno en el cuerpo). Pero lo de no haber cambiado ropa por años, que fuerte!

El consejo de Aurora (yo no soy nada experta en dietas ni en peso) es un desayuno fuerte e equilibrado, comer bien a medio día (y eso lo acabo de entender) y cena mas ligera. Deporte, obviamente, pero pero pero: escuchar su cuerpo, entrar en simbiosis con ely no maltratarle :)

Y comprate ropa nueva cuando haya falta, c****

Joel Jones Pérez. dijo...

Mis estimados, tengo el agrado de comunicar que la estrategia del desayuno misio funcionó, y en mes y medio logré bajar los 5 kilos que necesitaba.

¡Ya me queda mi ropaaaaaa!

¡Grazie a tutti por los consejos!