sábado, 20 de septiembre de 2008

Tres Meses de Pasticcio

05/12/2007

Creo que al llegar a Valencia le caí mal a mis jefes.
No estoy seguro de esto. Es más, ¡lo dudo mucho! Pero pocas explicaciones encuentro luego de esta experiencia trascendental llamada "Estancia en Padova."

Ok, ok, separemos experiencias. Por un lado uno puede tener experiencias académicas. Por otro lado, uno puede tener experiencias culturales. Experiencias sociales. Si uno hace un esfuerzo, puede venirse con mil y un diferentes formas de separar todo lo que pasa en su vida. Pregúntenle a los psicólogos, son expertos en ello.
¡Y no, no creo necesitar uno!

Pues bien. Consideremos lo que viene a ser una "estancia" dentro de un programa de estudios. Básicamente lo entendería como una colaboración con un grupo de investigación de otra universidad. Por ende, el motivo de una estancia es el de tener, estrictamente, una experiencia académica.
Cualquier otro tipo de experiencia depende del usuario.
¿Todos de acuerdo? Chévere.

Pues yo creo que mis jefes de Valencia me querían dar un castigo. O algo.
¡Porque de académica, esta experiencia no tuvo nada!!

Resulta que las profecías de mis amigos experimentados era ciertas. Con il Maestro no se trabaja niente. Nothing. Res. Pero nada de nada. Al llegar a la universidad, hace ya tres meses, me dieron mi oficina. Y eso fue tutto. Everything. Tot.
¡De allí casi no lo volví a ver! Pero bueno, eso era mas o menos lo esperado. Se podría decir que estaba psicológicamente preparado para ello. (Uno puede entender que este mensaje será muy profundo, ya que he mencionado la psicología dos veces ya, ¡prepárense!)
¿Entonces? ¿Que más pasó? ¿¿¿Por qué me quejo???

Ok, pa' empezar, no me vengan, soy peruano, nos encanta quejarnos de las cosas. Pero motivos no me faltan. Veamos...

La oficina era de tres personas. Y en esa oficina, eramos cuatro.
Sí, me dieron el sitio de otra persona. "No te preocupes, ella nunca viene," dijeron, con confianza. ¿Y en qué se basaba esta confianza?
Pues ella era alumna de il Maestro.
Claaaro, ¿pa' que va a venir?
Pero la subestimaron. Y vino. Varias veces. Y ahí 'taba yo, sentado en su sitio, diciéndole "lo sieeeentoooooooo" (ok, tal vez no así), mientras ella usaba su laptop en una mesita libre por allí.
Sí, sí, al final podría haberme movido yo. Total, la computadora que me dieron no funcionaba, así que yo podía mover mi laptop también. Pero parece que a la pobre la habían acostumbrado a esas cosas. Mi dispiace, ma non so che cosa fare!
Noten, por favor, que he mencionado que la computadora que me dieron no funcionaba. Es decir, ¡ya se esperaba que no hiciera nada!

La idea principal al llegar a Padova era encontrar un postdoc u otro profesor con quien trabajar. El primer día comí con tres de ellos. Luego de un tiempo, les pregunté: "Bueno, y ustedes qué hacen?" Ok, ok, un poquito menos directo, pero el mensaje era ese. Se miraron con una cara de "Este problema no lo resuelvo yo" y dijeron al mismo tiempo "Cosas generales."
Su explicitud fue abrumadora.
Uno de ellos, buena gente, me dice "¿Y tú que haces?"
Respondo como por cinco minutos, dándoles una idea de a dónde estaba dirigido mi tema de tesis.
Se miraron con una cara de "Este problema no lo resuelvo yo" y dijeron al mismo tiempo "Ah."
Genial. El porco Plan B no funciono.
¡Y no había un Plan C!

La comida con los profesores y postdocs llegó luego a un punto crítico, cuando llegó uno de apellido Rigolin. Venía de Madrid, y yo no se qué le habrán hecho los madrileños, que apenas se enteró que vivía en España dijo "¡¡¡¡A este todos le tienen que hablar en italiano, que si no, no aprende!!!!"
Ma che cosa dire???
Así que a partir de entonces dejé de enterarme de qué hablaban a la hora de la comida.
Peor fue cuando, debido a mi falta de participación en la conversación, me dejaron de pasar la voz para ir a comer.
Lindos.
No se si vengarme de Rigolin o de los madrileños.

Sí, los dos primeros meses casi fueron fatales. Quien me salvó fue mi amigo de piso, Alfredo, mexicano (¡'cha que ahora hablo como chilango, güey!), quien aprovechaba sus fines de semana al máximo, visitando todos los pueblecitos y demás de alrededor. Así que me uní al tour.
¡Y carambas, ahora tengo más fotos de Padova que de Valencia! Hemos visto una cantidad de ciudades y pueblos...
Claro, cada tour tuvo también su gracia. En Monselice nos pasamos media hora encontrando el camino (¡pero qué camino!). En Venezia estuvimos media hora sentados en una expo de la Bienalle (esa vez si llegué) frente a una pantalla de cine donde mostraban gente mirándonos de vuelta (sin embargo, las interpretaciones posteriores fueron dignas de una buena fumada). En Battaglia Terme nos mandaron a cruzar tierra de cultivo (aunque el castillo de por allí fue realmente espectacular). En Bologna casi nos da pulmonía (¡pero nos vimos toda la ciudad!). En Belluno y Cortina d'Ampezzo estuvimos viajando 7 horas, para caminar solo dos (¡pero qué fotos!). Y en Ferrara nos cayó lluvia a un nivel nunca antes visto (¡pero tuvimos un guía espectacular, y una comida brutalmente buena!).
Así que los fines de semana, excelentes.

Aprovechando que me salgo del tema académico, quiero comentar que las bicicletas son otra cosa espeluznante de Italia. Pensé que Lima me habría entrenado en el arte de evitar buses y no ser considerado como existente por los demás medios de transporte. Pero aquí... lo curioso es que a pesar de ser aquí las cosas similares a Lima, los ciclistas se manejan bien en este sistema.
Nunca antes en mi vida había visto a una viejita en bicicleta pasarme a tanta velocidad, y moverse a través de los buses con tanta destreza. Lo mismo las señoras con los niñitos en las sillas de atrás.
Que miedo.

Noviembre mejoró en comparación al resto de meses. Además del surgimiento de una mayor vida juerguera dentro de la residencia (que en Setiembre estuvo casi vacía), llegaron a la facultad Alicia y Jae-hyeon. Ellos, como yo, fueron terriblemente aislados por la italocracia dominante, así que implícitamente hicimos nuestro club de rechazados. Pero chévere. Resultó que Jae-hyeon trabaja en cosas similares a las que yo voy a trabajar, y se vislumbra una posible colaboración en el futuro. Y Alicia... bueno, ella recibió el apodo de "Cazavampiros," lo demás lo dejo a su imaginación.
'Cha que me voy a meter en problemas por esto....

Así que no me puedo quejar. Incluso por el lado académico, tuve la suerte de colaborar vía correo electrónico con Lorenzo, quien estuvo antes en Valencia (¡¡¡sí, el responsable de que tomáramos el tren equivocado en Alemania!!!). Así que tampoco me he rascado la panza todos estos tres meses.
No puedo decir que tengo mala suerte (ok, olvidemos el viaje a Venezia por un momento).
No me han atrapado hackeando la red de la mi universidad, ni he sido enjuiciado por ello.
No perdí el último tren de Venezia a Padova, viéndome obligado a dormir en una estación de vaporetto.
No me he quedado encerrado cuatro veces en un ascensor, y no me he quedado encerrado toda la noche dentro de uno.
No he perdido la visión momentáneamente al golpearme la cabeza luego de tropezarme conmigo mismo mientras le hacia maromas a mi perro.
Regresándome a Valencia, realmente me dí cuenta que tengo mucha suerte.
¡Por lo menos estaba regresando a un país donde podía hablar con desconocidos!

Al darme cuenta de esto, me emocioné mucho. En el vuelo a Madrid, hablé en español con el señor sentado junto a mi (a pesar que era italiano). En el aeropuerto de Madrid, hasta me atreví a proponer el reorganizar la cola de forma que el tránsito de la gente fuera mas eficiente. ¡Y me hicieron caso!
Estaba muy emocionado.
La apoteosis de esta emoción se dio al tomar el taxi, en Valencia:

"¡Buenos días! ¡A la calle Padre Urbano, por favor!"
"..."
"¡En Valencia!"
"..."
"Queda por..."
"Sí, sí, doblando a la derecha en Sagunto."
"¡Sí, eso!"
"..."
"¡Qué calor que hace!"
"Mmmmm."
"...."
"..."

'Cha mare.

9 comentarios:

Luciano dijo...

Algo así como "Buffay The Vampire Layer"... :P

Claudia Cabieses dijo...

Por fin te animaste! Bienvenido a la comunidad.
Suerte!

Joel Jones Pérez. dijo...

Vampire Layer????
Non capisco...

Y me encontraste, Claudia!!! Como hiciste? Por el Facebook??

Mauricio Bustamante dijo...

Buffy, the Vampire Layer ... ¿a qué tipo de película te suena? (Si no me equivoco, la referencia es a Friends, ¿no Luciano?)

Joel Jones Pérez. dijo...

Vampire Layer.....

Aparentemente no he visto suficientes capítulos de Friends...

El Tunche dijo...

no es buffy the vampire Slayer??

Joel Jones Pérez. dijo...

Buffy the Vampire Layer!!!!
Esa es una pela porno!!!
(Gracias Google)

Luciano dijo...

Es "Buffay, The Vampire Layer" y es una de las películas porno q protagoniza Ursula Buffay, la gemela de Phoebe... un juego de palabras espectacular, dicho sea de paso...

10 puntos para Mauricio! X casi adivinar la rpta.
15 puntos para Jôel por saber usar herramientas.
-10 a Claudia por ignorarme... yo sé, no tiene ni idea quien soy pero igual.
-15 al Tunche por no captarla.

Joel Jones Pérez. dijo...

Primera vez que he Wikipedia me ha decepcionado...

Un momento... Buffay....
Que bueno!!! Es como el clásico "vesperplatter"!!!!