domingo, 11 de octubre de 2009

Aventuras en Madrid, Parte 2


Yo siempre he dicho que en este mundo no existen las coincidencias, y que solamente está lo inevitable (ustedes pueden analizar luego lo que quiero decir con inevitable). No obstante, cuando uno se sienta a analizar cómo se dieron las circunstancias que llevaron a cierto evento, a veces no puede dejar de maravillarse por el poder de la coincidencia. Este viaje a Madrid para mí era inevitable, pero cómo se llevó a cabo parece ser cuestión de muchas coincidencias.

Empecemos. Era Agosto, estaba mudándome al IFIC por ese mes, cuando vi una carta en mi buzón. Al tomarla, vi que era del Ministerio de Educación de España, o alguna organización similar, ya no recuerdo bien. La carta decía que finalmente mi título peruano de físico había sido homologado, y que debía ir a Madrid para recoger la homologación.

La verdad, me fue algo difícil creer esto. La homologación la había empezado yo hacía un año atrás, y todo el mundo sabe que estas cosas duran mínimo dos años. Llamé a Madrid a sacar cita, y de paso asegurarme que no había ningún error. Y no, aparentemente todo bien.

Yo tenía pensado hacer un viaje de ida y vuelta, ya que Madrid no me había gustado tanto la última vez que fui. Si, si, no está mal, pero ir otra vez allá a visitar El Prado, o caminar por el Retiro, no me llamaba mucho la atención. Especialmente yendo sólo. Esa tarde, en el IFIC, fui a visitar a Esther en su oficina, y mientras hablábamos de una u otra cosa, vi en su calendario que tenía apuntado un viaje a Madrid justamente en el fin de semana que iba a ir yo.

Así que era inevitable. No sería un viaje de ida y vuelta, me iría todo el fin de semana, recogería mi homologación el viernes y saldría de fiesta con Esther y sus amigos por el resto del fin de semana. Chévere.

Luego me llegó un mensaje de Paco. Tenía finalmente vacaciones luego de estar chambeando por cinco años en Alemania, y quería visitar España. Quería venir a Valencia, y me propuso ir luego a Madrid. Yo le dije que estaba recontra bienvenido en Valencia, pero como me iba a Madrid el fin de semana siguiente, no me interesaba mucho acompañarlo. Luego de unos días de silencio, me volvió a escribir: se venía a Madrid ese mismo fin de semana, con un postdoc alemán. Excelente.

Un par de días después, me escribió Carolina, contándome que vendría a España, de Brasil, por unas semanas. Dani, su esposo, tenía un congreso o algo en Portugal, y luego se la pasarían viajando en España. Cuando le conté que me encontraría con Paco en Madrid, fue inevitable: ellos adaptarían sus planes para encontrarnos en Madrid ese mismo fin de semana. Genial.

Ahora, esta conversación se dio por Facebook, así que la mitad de la especie humana se enteró. Entre ellos, se enteró Bruno, quien acababa de llegar a París para un master. Fue inevitable: Bruno nos encontraría en Madrid ese fin de semana. No sólo eso, sino que le pasaría la voz a Marianella, que acababa de mudarse a Barcelona, para que se viniera también. Espectacular.

Y finalmente, coordinamos con Mariella, quien vive en Madrid. Inevitable. Y épico.

La gente llegó de a pocos, así que la primera noche, luego de unos montaditos con Paco y Mariella (el montadito es comida, ¡no sean malpensados!), salí con Esther y sus amigos. Y ahí ocurrió. Estuve a cinco segundos de tener mi primera pelea en una discoteca.

Fue con un amigo de Esther. Bueno, técnicamente, un amigo de un amigo. Era un gallego con quien terminé conversando al final de la noche, quien resultó ser una pobre excusa de ser humano. La conversación no tuvo mucho de particular, cuando en eso él dijo algo como "América es una extensión de Europa."

A pesar que mucha gente hubiera cambiado el tema inmediatamente, pequé de ingenuo y traté de aclarar lo que quería decir con eso. Craso error. Según este ser, América Latina era una especie de espejo roto de Europa, que todo lo que éramos lo habíamos recibido de Europa. Elevó a Europa por los cielos de una forma desmedida.

Yo quise que bajara de las nubes, y le recordé que Europa no es lo mejor de lo mejor, que junto con EEUU ha propiciado en el pasado muchos conflictos en América Latina para su beneficio. Le recordé la explotación de los nativos, y que todo el oro, plata (etc) robado había salvado a España de una bancarrota gigantesca, y ayudado muchísimo a la economía europea. Que lo que Europa es ahora se debe en gran parte al abuso que en alguna época ha habido de naciones en África y América.

Me respondió que no. Que todo ese dinero había parado en la mano de unos cuatro banqueros que se habían vuelto ricos. Que Europa había salido adelante por su cuenta. Que la única gran contribución latinoamericana a Europa había sido la papa, que los había salvado del hambre.

Yo no sé cómo logré conversar con esta pobre excusa de ser humano por tanto tiempo. Menos aún sé por qué tuve una conversación de política en una discoteca. Anyway, entre las cosas que dijo, rescato las joyas más grandes:

- Con respecto a la venta de armas, dijo que el vendedor no tenía ninguna responsabilidad en los conflictos. Que eran los asesinos africanos que se mataban entre si los únicos responsables de todas las cosas horribles que ocurren en África.

- Siguiendo con África, argumentó que la mejor época en la historia de este continente ha sido la época colonial. Que antes de esa época, los africanos estaban en un estado de salvajismo absoluto. Y que ahora están mal porque no están los europeos para poner orden.

- Negó la esclavitud. Dijo que todos los europeos eran en esa época esclavos del rey, así que era normal que los africanos y latinoamericanos fueran esclavos también.

- Dijo que Europa ha determinado la cultura latinoamericana. Que no tendríamos cultura sin Europa. Y luego hizo la igualdad cultura = conocimiento.

- Negó la intervención europea en conflictos latinoamericanos (por ejemplo, guerra Brasil + Argentina vs Paraguay). Pero sí aceptó la intervención estadounidense en Chile. Conveniente.

- Afirmó que Argentina había sido potencia en Sudamérica (¿?) porque ahí los explotados no habían sido nativos (a los cuales mataron, por supuesto), sino españoles gallegos.

Cuando dijo esto último, ocurrió lo inevitable: tuve que abandonar el local. No podía estar más tiempo con esta persona. Había acabado con mi paciencia, y si se acaba mi paciencia reacciono muy mal. En los cuatro años que he estado fuera de Perú nunca había encontrado algo similar. He sentido racismos implícitos, y si han sido explícitos han venido de gente sin mucha educación, o de ancianos a quienes les podías entender que no pudieran cambiar su paradigma. Pero esto era un estudiante universitario. De alrededor de 25 años. Muy fuerte.

Anyway, le dije a Esther que me iba a casa, y partí caminando, con el fin de calmarme. Pues desde la Plaza de Santo Domingo llegué caminando a Cuatro Caminos (la gente de Madrid entenderá que no es poco), y no lo logré.

Afortunadamente, al día siguiente la cosa mejoró. Luego de otro día de turismo fracasado, nos encontramos los peruanos, y les conté del asunto. Fue muy divertido cuando lo vimos esa noche, el individuo debe haber sentido el odio combinado proveniente de la mirada de cinco peruanos, todo dirigido hacia él. ¡Nunca olvidaré su cara cuando Carolina le pidió que nos tomara una foto a los cinco!

Lamentablemente el fin de semana duró poco, y al final nos separamos. En grupos empezamos a volver a Río de Janeiro, Duisburg, Paris, Barcelona y Valencia (excepto la loser de Mariella que se quedó en Madrid :-P). A pesar de todo, fue un fin de semana muy bueno, y fue excelente sentir que, a pesar que todos hemos avanzado y madurado un huevo, en esencia seguimos siendo los mismos, y que las amistades que alguna vez hemos establecido se mantienen invariantes en el tiempo.

Espero que nos volvamos a ver pronto.

12 comentarios:

luciano dijo...

Usualmente cuando (te) leo, comento de inmediato. Pero este post me dejó con algo de angustia, para serte sincero. Primero xq el reencuentro lo imagino como una de las cosas más felices que podría pasar. Tú mismo sabes que tenía entre mis planes ir en Marzo x allá (ahora lo veo más difícil). Y lo segundo es que toda esa historia tan feliz se contrasta con la otra perturbadora parte del relato. O sea, no me sorprende que haya gente imbécil, la hay por todos lados, no más fíjate que aquí el energúmeno que escribe en el pasquín "Correo" ha ganado el premio por el artículo más racista del año... a nivel mundial! Lo que me sorprende y no va a dejar de hacerlo nunca, creo, es que esa gente tenga un espacio en la sociedad y que ese espacio no sea precisamente el de paria, sino que sean uno más, uno cualquiera. Que un día sean el amigo de tu amiga, durante una salida, y al día siguiente sean el invitado a almorzar de tus padres, o el colega de la chamba, o peor, tu jefe.

Joel Jones Pérez. dijo...

¡Hombreeee!
¡No me digas que no vienes! ¡Acá tienes un par de fans que leen tu blog, y te quieren conocer!

Es justamente lo que dices lo que me indignó esa noche. Es porque era "uno más del grupo" que no creí hasta el último momento que esta persona era lo que era. Lo curioso es que en ese grupo había también un costarricense, que seguro no sabía nada de las "creencias" del amigo de su amigo.

Y lo del adefesio ese escribiendo en Correo... he seguido sus artículos siguientes, llega incluso a defender su postura y dar lecciones sobre lo que es el racismo. Una vergüenza absoluta, peor que Laura Bozzo oye.

bruno the chemist dijo...

¿Y sobre el misterio de la division de la plata y la multiplicación de la cuenta? :D
Como dije, si seguimos tratando así el asunto nos vamos a volver locos, y lo peor es que aunque nos queden razones después nos puede faltar fuerza para luchar por los que queremos. Hay cosas que no merecen nuestro tiempo. ¡Y nuevas cosas que hacer!

Mauricio Bustamante dijo...

De hecho me imagino la escena. Primero crees que está bromeando, como haciéndose el gracioso (sin tacto) para caer bien a los nuevos conocidos. Luego te vas dando cuenta de que está hablando en serio y, peor aún, que está convencido de lo que dice. De ahí aguantas un rato más por el morbo de saber qué dice, pero te das cuenta que discutir con una persona así probablemente sea mas futil que discutir con una esponja para lavar platos. Te quedas con la bilis esparcida en todo el organismo, peor que en altercado con un chofer de combi limeña. Y como dice Luciano, desafortunadamente cavernícolas decadentes hay en todo sitio.

Al Barito dijo...

Cambiando de tema a algo más feliz... por qué no rematas el artículo con la foto de los 5, la que tomó el propio gallego cabrón. Sería genial. Además ya he visto la foto en el facebook y es muy emocionante.

Un abrazo

y espero verlo pronto por acá señor Jones!

luciano dijo...

Alvarito, no evadas la realidad.

Jess dijo...

Ajj me ha dado tanta cólera el infeliz ese de la discoteca.. me imagino cómo hubiera reaccionado si hubiera estado ahi?..creo que le hubiera dicho su vida... jajaja quedando malazo, pero bueno.. me he emocionado que todos se hayan encontrado y te confieso un poquitín de envidia por estar ahí con ustedes tb!!

cuándo estas por aca?

Jess

estherminator dijo...

joooooo y solo te quedas con eso de todo el finde??? para mi fue un finde maravilloso, lo pasamos genial, descubrimos el Mareas Vivas, ese bar que por 1,50 te dan una cerveza y algo para comer, el paseo en teleferico, el parque de atracciones (aunque no entraramos), la zona de tapas de La Latina con Borja y su colega explicandonos todo cual guias cerveceros... etc etc...

como dice tu colega: gente gilipollas hay en todas partes, no te dejes afectar por ello, y sobretodo no dejes que eso ponga una mancha negra en tu finde.

Joel Jones Pérez. dijo...

Eshteeer, ¡obviamente no es eso no es lo único que saqué del fin de semana! Es más, me divertí mucho. Pero mi idea por lo general es contar cosas controversiales y/o ridículas, y bueno, hablar del Mareas Vivas, y el sitio mexicano, y el sitio irlandés, y el sitio pseudo-italiano (ese te lo perdiste) pues podría cansar un poco. ¿No me dicen siempre que escribo cosas muy largas? :-P

Alvaro, la foto exacta la tiene Carolina, todavía no la ha subido al Facebook. Sí, es cierto, ¡todavía hay más!

Bruno, ¿estás citando alguna canción? ¿Fito otra vez? :-D

Mauricio, fue exactamente como lo describiste. ¡Por eso duró tanto la conversación!

Jekka, ¡regreso en Diciembre! ¡Muy cerca a Navidad, para perderme la locura navideña en Lima!

supernena4 dijo...

Este post tiene un ritmo 'extraño', pero oye, me ha gustado y enganchado. Pero es gracioso, porque empiezas en plan 'qué bonito es todo, casualidades que nos llevan a cosas inevitables, fantástico encontrarse, los planetas se alinean...', y luego, ¡zas! 'Puto cabrón imperialista, grrrr' y al final 'y colorín colorado este bonito fin de semana se ha acabado...'

Jajaja. Me ha gustado, de verdad. Y bueno, imbéciles hay en todas partes como varios habéis dicho ya. Pero oye, que no hace falta ser peruano para mirar a gente que hace cierto tipo de comentarios con mal ojo!! Yo me alegro de que lo hayas comentado, está bien saber de qué palo van algunos.

Beijos!! (no imperialistas)

Joel Jones Pérez. dijo...

Es cierto, y tampoco hace falta salir de Perú. Recuerdo algún innombrable en Perú diciendo que "sólo necesitábamos un pequeño terremoto, y serían resueltos todos los problemas relacionados a gente viviendo en condiciones precarias en el río Rímac."

Triste.

Marité Estefanía dijo...

...creo que necesitabas resaltar lo negativo del fin de semana (espectacular dicho sea de paso, realmente los planetas se alinearon), para que sea TU blog...
De estos personajes he conocido por montones (“amigos”, familiares de amigos, profesores, compañeros, meceros, vendedores del mercado, taxistas, etc).….pero si no quieres hacer hígado es mejor no seguir ese tipo de conversas… o tener muy buenos argumentos (paralelamente estudiaba historia, orígenes de las cosas, análisis de medios, aspectos socio políticos de mi país y de suyo para comparar, entre otros) y un sentido del humor mediano (porque el que se pica pierde) para cagarlos a tod@s …mua jajajajaja….