lunes, 24 de noviembre de 2008

En Búsqueda de Mr Anderson

Esta escena viene musicalizada. En la lista de abajo pueden escoger cinco posibles canciones 'de combate'. No son exactamente las que quería, pero fueron las que encontré. Espero las disfruten, y si las escuchan todas cuentenme cuál creen que encaja mejor con la escena pe'.





Ahora sí, continuemos con la historia.



Acto 2, Escena 2

Suena música en el fondo. Todo está oscuro.
Se prende una luz tenue. Cruzan el escenario vacío Joel y Guilherme, muy serios. El público siente su adrenalina subir. La luz se apaga.

Luego de unos segundos de oscuridad, nuevamente se prende la luz tenue. Vuelven a entrar en escena Joel y Guilherme. El último se detiene.

Guilherme (en portuñol): ¿Y si nos dice que él no la robó?
Joel (deteniéndose): Le explicamos por qué creemos que fue él. Y le decimos que retiraremos la denuncia si la devuelve.
Guilherme: ¿Y si sigue diciendo "Yo no fui, yo no fui"?

El público se siente alerta, y recuerda la sugerencia previa de Guilherme de golpearlo.

Joel: Pues... podríamos decirle que si no fue él, nos lo demuestre llevándonos a donde se está quedando, a ver si realmente no está.

El público se arrepiente de las palabras de Joel.

Guilherme: ¿Y si dice "No, no, no los voy a llevar, yo no he sido"?
Joel: Mmm... Lo presionamos con lo del número este que tengo.
Guilherme: Vale. ¿Y lo llevamos a la policía?
Joel: Podría ser, aunque no se qué hará la policía...
Guilherme: Vale. Mi trabajo está por ahí.
Joel: Vamos.

Joel y Guilherme empiezan a caminar otra vez. La luz tenue se apaga.
Pasan segundos en oscuridad. Se prende una luz roja, dejando ver en el escenario varias mesas, con gente tomando silenciosamente. Todos son hombres.
De la oscuridad salen Joel y Guilherme. Todos los hombres los miran intensamente. El público se siente acosado, como si quince Brunos lo estuvieran mirando, a pesar que nadie sabe quién es exactamente Bruno.
Un hombre grande se levanta y saluda a Guilherme. Empiezan a conversar. En eso, Guilherme pregunta por Anderson, y le responden que no ha venido.
Joel y Guilherme se miran, y salen. Se apaga la luz.

Oscuridad. Se prende la luz tenue, el escenario está vacío nuevamente. Entran Joel y Guilherme, mirando alrededor, muy serios. Se detienen en la mitad del escenario.

Joel: Nada.
Guilherme: ¿Y si lo llamamos?
Joel: No nos queda otra, ¿no?

Guilherme saca su teléfono. Joel empieza a caminar por el escenario, algo cabizbajo. Guilherme luego de un rato empieza a hablar en portugués. Termina luego de pocos minutos.

Joel: ¿Y?
Guilherme: Está cerca. En el Café del Templo.
Joel: ¿Dónde es eso?
Guilherme: Dice que por aquí. Dice que hay unas construcciones en frente.

Joel asiente, caminan fuera del escenario. Se apagan las luces.

Las luces se prenden, iluminan la mitad del escenario. Se ven mesas, y meseras. Pero está vacío.
Entran Joel y Guilherme, algo sorprendidos por la falta de gente.

Mesera: Buenas.
Joel: Buenas.... Disculpe, ¿la zona de atrás está abierta?
Mesera: No, está cerrada. Vamos a limpiar.
Guilherme: ¿No hay nadie?
Mesera: Bueno, vamos a limpiar cuando salgan los que están ahí.
Joel: ¿Podríamos verla? Estamos buscando a unas personas, creemos que son ellos.
Mesera: Vale.

Joel y Guilherme se acercan a la segunda mitad del escenario. Se encienden todas las luces. En esa segunda mitad, sentado junto con otras tres personas, se encuentra Anderson.


Anderson se sorprende al ver a Joel. Él y Guilherme, con señas, le piden que se acerque. Anderson se levanta y, amigablemente, saluda a los dos.
El público siente su adrenalina al máximo.

Joel: Mira, Anderson, queríamos hablar contigo. Hoy he hecho la denuncia en la comisaría... y te he puesto a tí como sospechoso principal.
Anderson (abriendo los ojos): Pues eso está muy mal, tío...
Guilherme: Queremos que devuelvas el portatil.
Joel: Sabemos que has sido tú, y podemos rastrear la laptop, así que...
Anderson: Pero eso es muy bueno ¿no? Así podrás...
Joel: Ese no es el punto. Estamos aquí porque queremos que devuelvas la laptop. Si la devuelves, retiro la denuncia.
Anderson (calmado): Pues yo no he sido, y ustedes no tienen pruebas de nada.

El público se sorprende por la tranquilidad de Anderson.

Joel: Mira, ¿por qué no la devuelves nomás? Sabemos que estás haciendo trámites para conseguir la residencia, no creo que te convenga tener un registro en la comisaría.
Anderson: Pero yo no he sido, yo no he robado nada.

Guilherme y Joel se miran.
En eso, los compañeros de Anderson se levantan y se acercan. Uno es moreno, gordo, con pinta de mafioso. El otro es flaco, pero alto, con apariencia de español. El tercero es un viejo, con el pelo largo, la barba desarreglada y cara de loco.

Guilherme: Entonces llévanos a donde vives, demuestra que no tienes la laptop contigo.
Anderson: Si, si, vamos a mi hotel.

Moreno Mafioso (con acento brasilero): Hola, ¿cómo están?
Guilherme: Hola.
Joel: Hola.
Moreno Mafioso: Soy (olvidado). ¿Ustedes, de dónde son?
Guilherme: De Brasil.
Joel: Yo de Perú.
Moreno Mafioso (ofreciendo la mano): Un gusto.

Guilherme y Joel le dan la mano. Saludan tambien al español. El viejo se queda atrás.

Moreno Mafioso (a Anderson): ¿Salimos?
Anderson: Si, si, vamos.

Salen todos. Se apagan las luces.

Se prende una luz tenue, entran Guilherme, Joel y Anderson, discutiendo. Detrás caminan los compañeros de Anderson. En eso el viejo decide quedarse, los otros dos se quedan con él. Anderson se despide. El público se siente ligeramente aliviado. Se apagan las luces.

Se prenden las luces. Se muestra la recepción de un hotel de mala muerte. Está el recepcionista, sólo. Entra Guilherme.

Guilherme: Disculpa, ¿se está quedando aquí un chico Anderson?
Recepcionista (alerta): ¡Eso no te lo puedo decir!

Guilherme, frustrado, se da media vuelta, sale de escena. Segundos después vuelve a entrar, con Anderson y Joel. El recepcionista se muestra asustado.

Anderson (al recepcionista): No pasa nada, tan sólo quería demostrarles que sí estoy quedandome acá.
Recepcionista: Vale, sólo que yo no puedo decirle nada a nadie.
Anderson: No pasa nada, tío, ahora vamos a subir a mi habitación, ¿vale?
Joel (al recepcionista): ¿Te ha dejado algo para que cuides?
Recepcionista: ¿Tú quién eres? ¿Eres policía? ¡Yo no te tengo que responder eso!

El público se fuerza a si mismo a calmarse.

Joel: Disculpe. Lo que ocurre es que tenemos un problema con él, se ha robado mi ordenador, y creemos que lo puede haber escondido en recepción. Por eso le pregunté si había dejado algo.
Recepcionista (mirando a Anderson): Pues yo no te puedo responder eso. Si tú no eres policía no te tengo que responder.
Anderson: No te preocupes, respóndeles, ¿qué te he dado para que guardes?
Recepcionista: Me has dejado...
Anderson: ¿Qué te he dejado? Puedes responder.
Recepcionista: Me has dejado tu cargador de móvil.
Anderson (sonriendo): ¿Ves? Yo le dejé mi cargador de móvil. Ahí está.

Joel y Guilherme se miran.

Joel: Aquí no vamos a conseguir nada.
Guilherme: Mejor vamos con la policía.
Anderson: Vamos, vamos con la policía.

Se apagan las luces.

Fin de Escena 2

14 comentarios:

Jomra dijo...

Salud

Esa laptop ya está desguazada y vendida por piezas en el mercado negro de teclados de HP.

En fin...

(Lo de la música está bien, da ambientillo ;) ).

Hasta luego.

supernena4 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
supernena4 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
supernena4 dijo...

No entiendo nada..., ¿quién deja un cargador de móvil para que se lo guarden en recepción? Para mí que el/la de recepción es un tanto imbécil y era la primera vez que veía 'una' laptop, no sabía qué cazzo era y A le dijo algo como 'cargador de móvil, esto se llama cargador'. El/la de recepción tiene ahora una confusión con que el cargador sera como 7 veces más grande que el propio aparato. También le confunde el género de la nueva palabra que acaba de aprender: 'la laptop?' 'el laptop?'...

Mauricio Bustamante dijo...

No sabía el detalle de los compañeros mafiosos. Eso aporta a la atmósfera de tensión ... por alguna razón me imaginé al viejo loco como si fuera David Carradine. ¿Sabrá el five-point palm exploding heart technique?

Joel Jones Pérez. dijo...

Jomra: tienes toda la razón, yo creo que laptop ya no hay. Y chevere que te haya gustado la música, vamos a ver qué otros recursos encuentro para ambientar el blog.

Mauricio: no, no, el viejo loco era más como... pucha... ¿el Maestro Roshi en fase de pervertido?

Supernena: "Peruvian science sneers at Spanish incapacity to assimilate foreign words!!!!"

supernena4 dijo...

The problem are not the foreign words but the own ones...

Luciano dijo...

Anderson no roba laptops, pero me imagino q esta metido en apuestas y a Joel y a Guilherme han podido rebanarlos cual salami.

La laptop sigue en la habitación de Joel.

Chico checo va a ponerse nervioso un dia de estos con tanto tema de policia y va a fugar.

Ultima escena! Ultima escena! Y q aparezca "swedish hot girl"!!!

Joel Jones Pérez. dijo...

¡ChicoCheco acaba de fugar!
Dijo que se iba a Madrid por el fin de semana. Supongo que regresará, porque ha dejado todo en la casa.

Y si, ya se viene la última escena. Vamos, la última que quiero escribir, porque la farsa duró un poco más, pero la verdad es que 'toy saturado del tema (y probablemente ustedes también!).

El Tunche dijo...

Ilusos,
ChicoCheco ha manipulado a todos en el piso. Y ha conspirado para hacer ver culpable al pobre Anderson y a Joel.
Asi son los Checos...

Luciano dijo...

I KNEW IT.

estherea dijo...

oye, esto es un trabajo para....
.........MACHETEEEE...!!!

supernena, yo creo que ya tenemos guion para teatro este curso...

.....y quien es este plagiador? :
http://vaciometaestable.blogspot.com/

Joel Jones Pérez. dijo...

Genial!!!
Para los que no conocen a Machete:

http://www.youtube.com/watch?v=W8cCzltPD6Y

Pero siguiendo la teoría de Luciano... ¡al final saldría perdiendo yo!

bruno dijo...

Qué tenía que ver yo!?