domingo, 13 de septiembre de 2009

Intermezzo


Extractos de una agenda negra arrugada:

04/09/2006: Posibilidad de viajar a Valencia.
06/09/2006: Rectorado UV, CADE, Benimaclet
07/09/2006: 7:15 - Piso Burjassot
10/09/2006: Regreso a Cambridge (EBTG3V5)
13/09/2006: 12:00, Bike - Inka; Mobile; Nicole; Box-bubble; Youngs; Bank
14/09/2006: Viaje final a Valencia

Tres años en Valencia. Y cuatro fuera de Perú. Mare de Deu.

Recuerdo bastante bien ese momento en el 2006, que pisé Valencia por primera vez. Recuerdo el hotel donde me hospedé la primera noche, en el barrio de Russafa. El momento que llegué al campus de Burjassot, que me entrevisté con Botella, y que conocí a Oscar, mi jefe.
Recuerdo el regreso a Cambridge, para cerrar las cosas allá, celebrar mi cumple, despedirme de la gente.

Recuerdo mis primeros contactos en Valencia.
La vez que me recomendaron que hablara con Catalina pa que me ayude con los trámites...
El encuentro con Paula en el ascensor (¡no sean malpensados!)...
La estancia en la residencia universitaria, donde conocí a Wilmer y Teresa (¿qué será de sus vidas?)...
Mi piso en la Calle Padre Urbano...
La primera vez que me pasaron la voz pa salir por El Carmen...
Los traumas burocráticos...
La carta de protesta por el Máster...
Podría seguir por horas....

Luego vino Padova. Y luego vino Würzburg.
Y luego vino el año más difícil que he tenido en toda mi vida adulta.
Además de todas las inestabilidades que podría traer el haber terminado con Jessica, el regreso de Würzburg me presentó una Valencia nueva, de la cual había estado casi ausente por un año. Una Valencia donde la mecánica de grupo había cambiado. Una Valencia en un nuevo piso, en donde surgieron más complicaciones de las que necesitaba.

Fue entonces que empezó una segunda fase en Valencia. Una fase realmente dura, a la cual sobreviví debido a ciertos eventos cruciales.
Apareció Esther y las conversaciones largas sobre música latinoamericana, Grendizer, los Halcones Galácticos y más de una pavada.
Llegó Mauricio, quién me recordó lo que era motivarse por trabajar en física.
Llegaron los días de playa con Paola y Alberto.
Empezó el kendo y el teatro.
Y más.

Al llegar Agosto, llegó un momento en que me di cuenta que debía detenerme. Ya no estaba 100% seguro si estaba realmente en el camino en el que me enrumbé en Octubre del 2005. Había pasado tanto, habían cambiado tanto las cosas, que necesitaba un break para pensar.

Hacía mucho tiempo había planeado ir con Esther a hacer el Camino de Santiago, plan que nunca logré llevar a cabo. En Agosto, me decidí hacerlo, ir a caminar sólo y pensar en mi vida. No obstante, esta vez tampoco pude ir, y en cambio terminé viajando a Morella. El no haber podido ir al Camino me chocó un poco, pero era bastante complicado, se me cruzaban muchas cosas. Por otro lado, Morella no se veía mal, en la página web del pueblo había encontrado una ruta que podía caminar en un par de días... no serían las dos semanas de Camino de Santiago, pero algo es algo.

Al llegar a Morella, descubrí que el pueblo es precioso, pero que uno lo puede ver entero en un día. De todas formas, esa no era la razón por la cual había ido. Al día siguiente de mi llegada, alisté mi mochila, avisé en el hotel que regresaría al día siguiente, y salí.



El camino inicial iba de Morella a Forcall, pasando por Xiva de Morella (población: 21 habitantes) y Ortells. Fue genial. A los cinco minutos me encontré con un señor amable, que me explicó todas las señales que me encontraría en el camino. Parecía el típico personaje que te explica cómo se juega un videojuego. La ruta a Xiva de Morella fue muy tranquila y fácil de seguir (aún así me perdí en un momento).

En Xiva no estuve mucho tiempo. Comí, recargué mis reservas de agua, y volví a salir. En el camino a Ortells, noté algo curioso. Además de las marcas de la ruta, habían flechitas amarillas por todos lados. Me dio un poco de melancolía, ya que me recordaron las flechas de Camino de Santiago que tanto me había hablado Yoko. La melancolía cambió cuando, cien metros después, llegué a un obelisco: "Camino Castellón - Santiago de Compostela."

Era un porco Camino de Santiago.

Supongo que entenderán mi emoción. Fue tan grande que empecé a correr. Claro, como el camino era cuesta arriba, la correteada me duró diez segundos. Pero estaba haciendo un Camino de Santiago. Genial.

Luego de esto, el camino hasta Forcall sólo tuvo una eventualidad: se me acabó el agua. La situación fue bastante tonta, como iba a parar en Xiva y en Ortells, sólo cargué conmigo un litro de agua, esperando recargarlo en cada pueblo. El camino a Forcall era de 20 kilómetros, así que necesitaba bastante. El problema ocurrió cuando llegué a Ortells, que parecía un pueblo fantasma. Me di cuenta luego que era la hora de la siesta, y que si había algún sitio donde me pudieran vender agua, estaría cerrado. Como quería llegar a Forcall antes de las 6:00 pm, decidí seguir adelante, sin parar en Ortells. Este error fue magnificado por dos factores adicionales:

- En Xiva me vendieron 800 mL de agua, no un litro.
- Me volví a perder (¡doh!)

Para darles una ideas de cómo llegué a Forcall, les cuento que en el hotel casi ni me reciben.

El viaje de vuelta a Morella no tuvo eventualidades. Llevé conmigo tres litros de agua, claro, esta vez eran 15 kilómetros sin ningún pueblo en el medio. El camino fue espectacular, desde la salida de Morella hasta el retorno, sólo encontré gente en los pueblos. En el resto del camino, estaba absolutamente sólo (esto preocupaba un poco, porque si algo me pasaba me moría abandonado, de hecho).

Y pensé.

Y concluí: no estoy mal. A pesar de este año, estoy bien.

Académicamente, estoy bien. Tal vez podría haber aprovechado el doctorado más si hubiera estado en el IFIC en vez de en el departamento, pero estar en el departamento tiene sus ventajas también (comparando historias, me he dado cuenta que tengo un jefe espectacular).
Socialmente, estoy bien. Tengo amigos. De calidad. Y muchos, de muchos sitios. Gente a quien estimo mucho, y que parece que me estima. Gente que me alimenta con sus vidas, que a través de la comunicación de sus experiencias pasadas me enriquecen.
Mi estado espiritual no está mal. Haberme rodeado de gente explícitamente atea (incluso anti-religiosa) me ha motivado a cuestionar las bases de lo que creo. He abandonado muchas creencias, pero he adoptado otras. A pesar de estar en un intermedio incómodo, donde ambos ateos y cristianos me miran raro, me siento bien, siento que estoy analizando mi lado humano desde la perspectiva correcta (aunque pa variar me falta avanzar mucho).
Por el lado sentimental... okey, podría estar mejor. Pero no estoy mal. La larga distancia creó un vacío afectivo en mí, que no se ha llenado en este año de soltería. No obstante, creo tener ya las herramientas para lidiar con esto, y tengo el apoyo de mucha gente a mi alrededor.
Y mi futuro... no se ve mal. Seguiré con mis planes. Seguiré trabajando en física teórica, seguiré el camino de los postdocs, y regresaré a Perú, a ayudar a armar un doctorado del mismo nivel que los extranjeros. Será grande. Será espectacular.

Está siendo, y será, espectacular.

Los dejo con la letra de la canción que me acompañó durante todo mi camino (versión de Mercedes Sosa). Cuidense, y pa la próxima prometo regresar con el "humor" de siempre. ¡Hasta pronto!

Estamos ciegos de ver, cansados de tanto andar.
Estamos hartos de huir en la ciudad.
Nunca tendremos país. Nunca tendremos hogar.
Y sin embargo, ya ves, somos de acá.

Vibramos como las campanas, como iglesias, que se acercan desde el sur,
como vestidos negros que se quieren desvestir.
Yo siempre te he llevado bajo mi bufanda azul,
por las calles como Cristo a la cruz.

19 comentarios:

Luciano dijo...

Genial :)

El Tunche dijo...

Muy bueno Joel. Lo mejor para tí. Avanzando siempre, de eso se trata.
Y sobre todo me gustó esod e cuestionarte tus creencias :)

saludos

Marité Estefanía dijo...

muy bueno!!! me encantó...te espero!

mpra dijo...

etapas y más atapas...tutto il tempo. me encanta.

pd. muy fuerte que no nos hayamos visto en españa!!

Paola dijo...

Y, ¿cuál es la perspectiva correcta? ¡Cuenta, cuenta!

Joel Jones Pérez. dijo...

Uy uy uy, por aquí prefiero no dar detalles de creencias religiosas y demás. Lo siento, les puedo contar mi approach cuando quieran, pero en vivo y en directo.

Marisol, tienes que visitarme cuando regreses de Udine. No tienes opción, lo siento. :-P

Jess dijo...

me encantó el post... Y me da mucho gusto que te sientas así.

Te mando un besito inmenso..._(para variar :))

Jess

Luciano dijo...

Jôel, nosotros hemos estado en Udine, no? O el tren a Trieste pasaba x ahí... algo me acuerdo de eso!

P.S. Estás demente?! Cómo caminaste todo eso!!!

Mauricio Bustamante dijo...

Mazel tov, Mr. Jones.

Si no fuera por las conversaciones que tuvimos, no me habría entusiasmado también por armar ese doctorado en la PUCP. ¡Gambate, Jones-san!

Isabel dijo...

Joel! Siempre leo tu blog pero jamas posteo!! me gusta mucho y gustó este muchisimo... me encanta que te sientas así! de verdad me he sentido super motivada con este blog!
Te mando un beso y un abrazo :)

mpra dijo...

luciano! no sé si has estado en udine...pero sí! udine y trieste están al lado!!! supongo que por lo menos has visto la "fermata di udine" desde el tren!

joel....cuándo regresas a perú? a ver cómo hago para ir a valencia! :)

Joel Jones Pérez. dijo...

Marisol, seguiré en Valencia un año más. Luego seguiré con un postdoc, pero no creo que sea en España. ¡Así que tiene que ser ya! ¡Avisa cuando vuelvas a Cádiz!

Luciano, sobre Udine... tal vez pasamos por ahí en el tren a/de Venezia, pero nunca lo pisamos. ¡Bueno, por lo menos yo no!

Y claro, ¿cómo no iba a caminar esto? Si Camino de Santiago se suponía que iba a ser de unos 250 km... esta vez sólo hice 35...

Jekka, guardame tus besitos inmensos, a ver si los puedo canjear cuando llegue a Lima. :-P

¡Isabel! ¿Cuál de mis dos muy estimadas Isabeles eres? ¿Eres la polaca eléctrica, o la paraguaya bailarina?

Hmmm... como no hay saludo italiano, asumo que eres mi muy querida Isabel, la polaca eléctrica. ¡Que gusto que me leas! ¿Qué cuenta Chile?

Isabel dijo...

Soy la poLACA electrica!!! jaja esas chapas q me inventan!! Siempre te leo... es mi secreto!! jeje...

Chile está muy chevere, me ha recibido menos electrica pero ya estoy recargando mis baterias... este cambio me está haciendo bien :)

Sigue posteando siempre, es tan entretenido leerlo xq de verdad siento que te estuviera escuchando contarlo...

Un beso!

supernena4 dijo...

Chido el post.

Me alegro de que estés bien. Aunqué sé que has tenido que escanear bien tus momentos.

No recuerdo el encuentro en el ascensor!! Así que puedes aprovecharte y contar lo que quieras al respecto ;-)))

Me alegro de que Valencia sea una de tus experiencias y, en particular, de formar parte (no siempre totalmente integrante) de ella.

Muitos beijinhos,

Paula.-

Joel Jones Pérez. dijo...

Supernena, ¿no recuerdas nuestro encuentro en el ascensor??? No puedo creerlo. Pensé que mi "desempeño" era mejor... :-(

¡Ja ja ja! Oye, ¿en serio no te acuerdas? ¿Cuando se suponía que ibas a trabajar con Bernabeu?

Isabel, te toca contarnos tus experiencias en Chile, eh. ¡Estoy seguro que tendrás cosas muuuuy entretenidas que contar!

supernena4 dijo...

¡No me acuerdo! Pero si estaba hablando de mí, es normal que no me acuerde, porque lo hago tantas veces! que una pierde la cuenta... ;-))))

No me acuerdo del momento exacto, de hecho, no recuerdo la primera vez que recuerdo verte. ¡Tengo la sensación de que te conozco de toda vida! Eso bueno pes.

Bss!

Joel Jones Pérez. dijo...

:-)

Yo acababa de llegar a Valencia, estaba tomando el ascensor desde el 4to piso, y te vi bajar del 5to por las escaleras. Detuve el ascensor pa que pudieras bajar.

Ahí no sé cómo empezamos a hablar, creo que te pregunté qué cosa había en el 5to piso. Ahí me enteré que eras física también, no sé qué más pasó ('ta censurado), pero al final me invitaste a comer con toda la gentita.

Eres maja, pe.

supernena4 dijo...

;-)

FFC dijo...

http://es.wikipedia.org/wiki/Camino_de_Santiago

Para que sepas donde más hay caminos de santiago :P